El campo de los recursos humanos puede parecer uno de los más arcaicos de la industria; sin embargo, es uno de los principales beneficiados por la revolución tecnológica de la última década, sobre todo en lo que respecta al campo de la inteligencia artificial.

La masificación del uso de técnicas de machine learning aplicada a esta área ha permitido, en los últimos años, la agilización de todo tipo de procesos, siempre de la mano del uso de plataformas orientadas a simplificar tareas de la forma más transparente posible.

Una práctica común en el día a día

La inteligencia artificial hoy es cada vez más común en las oficinas de recursos humanos, dejó de ser un tópico de ciencia ficción para formar parte del día a día de miles de personas en todo el mundo.

La búsqueda y selección de personal hoy puede ser mucho más efectiva con el uso de estas herramientas. Actualmente, existen todo tipo de aplicaciones que permiten buscar talentos en distintas páginas de reclutamiento, incluida Linkedin. Incluso, pueden detectar distintos parámetros para predecir qué candidatos tendrán un mejor desempeño dentro de una organización.

Si bien ha habido casos en donde los resultados han marcado cierto sesgo en la búsqueda (vale recordar el caso de Amazon, cuyo sistema de IA para su área de recursos humanos mostró una preferencia por candidatos masculinos, por lo que fue reemplazado por una nueva plataforma), estas implementaciones han sido, en su mayoría, más que exitosas.

Cada vez más aplicaciones

Otro uso de la IA se da en la formación y entrenamiento del personal de una empresa. La personalización del aprendizaje en función de los diferentes comportamientos de cada empleado y de su interacción con los demás hoy puede ser potenciada gracias al uso de sistemas impulsados por algoritmos de deep learning, que permiten mejorar la eficiencia de estas capacitaciones.

Los usos no se limitan a estas prácticas, también pueden utilizarse algoritmos para detectar patrones en equipos de alto rendimiento, lo que permite subrayar a aquellas personas con mayor capacidad de liderazgo o a empleados que planean irse antes de la compañía.

Un aspecto a tener en cuenta de este nuevo paradigma es que se necesitan de nuevos perfiles competenciales, más afines a los nuevos sistemas informáticos, la gestión de algoritmos y las soluciones predictivas. En este sentido, la búsqueda de especialistas en Big Data ha crecido de forma exponencial.

La explosión en la generación y procesamiento de datos ha permitido que la IA pueda adquirir infinidad de conocimientos. Dentro de la empresa, su aplicación en tareas como las ya citadas de evaluación de talento, employee engagement  y productividad ha permitido alcanzar límites que, hasta hace apenas unos años, no parecían posibles de lograr.

La tecnología supuso en este sentido una vía para mejorar la comprensión sobre lo que pasa dentro de la empresa y poder predecir con éxito el camino a seguir, minimizando los riesgos.

LinkedIn
LinkedIn
Facebook
Facebook