Los perfiles multidisciplinarios resultan únicos en el mercado laboral por lo difícil que resulta encasillarlos. Pero estos perfiles son buscados por las empresas, aunque no por todas ni en todos las posiciones; y aunque encontrar un puesto que se adapte a tus expectativas supone un reto, también te ofrece muchas oportunidades.

¿Qué es un perfil multidisciplinario?

Las personas multidisciplinariass, también descritas con el término más moderno de multipotenciales, tienen una característica en común: sienten curiosidad por varios campos de conocimiento. Las personas multidisciplinarios dan rienda suelta a sus inquietudes y saltan de una a otra cada cierto tiempo.

Les mueve la curiosidad y el deseo de no dejar de aprender nunca. Son creativas, dinámicas, concienzudas y tenaces. Todos estos atributos que, en principio, cualquier empresa querría ver en sus equipos humanos. De hecho, según el XV Informe Los + Buscados de Spring Professional, muchos de los profesionales más demandados de este año incluyen perfiles multidisciplinarios.

Pero no todos los perfiles son iguales ni son buscados en la misma medida por cualquier tipo de empresa. Por ello, a la hora de encarar la búsqueda de empleo, es fundamental conocer qué tipo de perfil multidisciplinario tenemos para entender la manera en la que podemos encajar en el mercado laboral.

Conócete

Mayte García Caneiro, entrenadora laboral y fundadora de Cambiar mi vida a los 40, explica que recibe muchos casos de personas que quieren emprender, autoemplearse o simplemente dar un giro a su vida laboral. “Siempre les digo que la primera etapa es el autoconocimiento. Saber a qué nos dedicamos y cuál es nuestro valor añadido. Y una vez tengamos eso claro, deberemos dedicarnos, con mucha constancia y persistencia, a diferenciarnos de los demás”.

Pero, ¿qué ocurre si la persona tiene más de un interés profesional y no tiene claro a cuál dedicarse? “Cuando hay demasiados intereses y todos gustan igual, yo recomiendo sentarse y analizar qué expertise laboral se tiene y unir esta reflexión a una auditoría que investigue qué es lo que pide el mercado laboral, para de ahí extraer dos o tres aspectos que aporten oportunidades reales de empleabilidad, que gusten, naturalmente, pero que a la vez sean realistas”, sugiere García Caneiro.

Entonces, ¿qué hago para encontrar trabajo?

Lo primordial a la hora de optar por un puesto de trabajo es cumplir con los requisitos expuestos en la oferta, sean cuales sean nuestras habilidades o intereses complementarios. “Se pueden premiar conocimientos añadidos y soft skills, pero la empresa no te va a contratar si dejas a un lado lo que están buscando”, explica la coach. Una vez cubierto este punto, es el momento de poner en valor un perfil multidisciplinarios.

Y aquí llegamos a una particularidad de este tipo de perfiles. Las personas multidisciplinarios suelen cambiar de trabajo cada poco tiempo, pues la curiosidad les empuja a buscar nuevos retos. Y esto puede ser un problema, ya que, como destaca García Caneiro, los recruiters tienden a valorar negativamente los currículums que muestran sucesivos empleos de corta duración. Entonces, ¿cómo proceder?

Adaptá tu experiencia

Tu primer impulso puede ser el de ocultar tus múltiples experiencias, pero la experta explica que no es partidaria de eliminar experiencias del currículum, sino que la clave debe ser “adaptarlo”. Hay que destacar aquellas habilidades y competencias que más encajen con la oferta, con ejemplos basados en nuestra experiencia profesional. “Hay que entender el CV como una herramienta de venta, y como tal debe centrar la atención en los ejemplos que lleven a los recruiters a ver que somos adecuados para el perfil que están solicitando”.

Superá el currículum

Para vender un perfil multidisciplinario, el CV resulta algo limitante. Las habilidades de este tipo de perfiles son intangibles y resulta complicado demostrarlas a través del papel. Podemos señalarlas y destacar experiencias donde habilidades como la resiliencia o la creatividad o el trabajo en equipo hayan sido importantes, pero esto no deja de ser algo que decimos sobre nosotros mismos. Por ello, para García Caneiro, la forma de poner en valor un perfil multidisciplinar pasa por “superar el currículum”.

Tenemos que dejar de vernos como empleados y empezar a vernos como profesionales que ofrecen un servicio, por ahí va el mercado laboral. El CV está muriendo”, remata la entrenadora laboral. Hay otras vías mucho más ricas para dar a conocer estas habilidades, de las cuales la experta recomienda “desarrollar la marca personal”.

Hoy, gracias a internet, hay numerosos recursos que permiten construir y difundir una marca personal, desde redes sociales de toda índole a plataformas para alojar blogs y portfolios audiovisuales. Si escribes, crea un blog para mostrar tu estilo y tus intereses. Si dibujas, enseña tu técnica, grábate trabajando, explica por qué dibujas como lo haces y no de otro modo. ¿Te gusta la fotografía? Expón tus trabajos. ¿Programas? Sube tu código y comenta los de los demás en los repositorios y foros.

Contar con un perfil multidisciplinario conlleva cierta maldición: te obliga a demostrarlo, ya no vale con tener solo un currículum. Construir una marca personal exige tiempo y esfuerzo, pero una vez está en marcha, tu blog, tu Instagram o tu perfil en LinkedIn mostrarán diferentes facetas de tu trabajo, y también de tus competencias, tus habilidades y tus aficiones. Si tienes un perfil multidisciplinario que no cabe en un CV, esto te ayudará a proporcionar a los recruiters la información que puede mejorar tu candidatura.

Fuente: WelcomeToTheJungle

LinkedIn
LinkedIn
Facebook
Facebook