La cuarentena, producto de la pandemia del Covid-19 y el confinamiento han puesto en jaque las estrategias de las empresas. En los últimos meses, los equipos de Recursos Humanos han tenido que reforzar sus iniciativas para dar una respuesta eficiente a sus trabajadores. También, los procesos de digitalización se han visto acelerados y se han aplicado en un tiempo récord.

Ante este nuevo paradigma, la Fundació Factor Humà  de Barcelona, se ha puesto a analizar cómo ha sido esta aceleración forzada, en la que las organizaciones que trabajan con ella se han adaptado con agilidad: trabajando de cerca con las personas y procurando que el engagement entre las personas que trabajan y la empresa solo vaya en aumento.

El impacto de lo digital en los lugares de trabajo parece imparable, lo que hace que la tecnología y las relaciones humanas convivan en armonía en las empresas. Para Anna Fornés, directora de la Fundació, “las empresas inteligentes son las que se adaptan y son las que alcanzarán un buen entendimiento entre tecnología y relaciones humanas”.

Hay que tener en cuenta que, por un lado, se dejarán de hacer trabajos que no aportan valor añadido, puesto que estamos ante una transformación del mundo laboral, lo que provocará cambios en los lugares de trabajo en los que habrá que adquirir nuevas habilidades, nace un nuevo concepto que se llama reskilling. La incorporación del teletrabajo puede mejorar el compromiso -o engagement– de trabajadoras y trabajadores, a pesar de que según el análisis realizado por la Fundació, se apostará a un modelo híbrido: combinar dos o tres días de teletrabajo con el trabajo presencial.

¿Qué va a pasar con la comunicación interna?

Desde hace tiempo, la comunicación interna ha sido un factor clave para la gestión de las personas en las empresas y organizaciones. Así lo han hecho las corporaciones más responsables y éticas, que han puesto el foco en las personas, reforzando tanto los mensajes por parte de la dirección como los canales utilizados.

Para la Fundació Factor Humà, la comunicación interna es una necesidad imprescindible, hecho que se ha demostrado en la gestión de la pandemia, y plantea un nuevo reto para las personas responsables de Recursos Humanos de las empresas: el “trato personalizado”.

En el futuro Fornés supone que  “nos tenemos que adaptar a una nueva realidad que reclama trabajar con las personas de forma individualizada, poniendo el foco en su bienestar y desarrollo para conseguir su rendimiento óptimo”.

 

Fuente: Observatorio RRHH

LinkedIn
LinkedIn
Facebook
Facebook