Vivimos en un mundo digital, dominado por una pantalla. El promedio de uso de la pantallas móviles en Estados Unidos está en tres horas y 43 minutos, de acuerdo a un último informe del sitio eMarketer. Esto no incluye el tiempo que se pasa en las computadoras del trabajo, ni el que se utiliza para mirar televisión de forma recreativa.

Es fácil encontrar una aplicación que nos permita ordenar nuestra vida, haciendo que el papel y el lápiz parezcan vieja escuela. Pero hacer uso de estas herramientas vieja escuela tiene ventajas únicas:

Cuando necesitamos recordar algo: «Una de las grandes ventajas que tiene el papel, es que nos provee estímulos que activan nuestro sistema nervioso» afirma Hollan Haiis, experto en detox digital de How Life Unfolds. «Promueve el estudio y ayuda a lograr nuestras metas, desarrollando mejores acciones y performance.» Al escribir en papel filtramos de manera diferente toda la información que sea innecesaria. Se recomienda siempre llevar un anotador y una pluma para tomar notas y hacer recordatorios.

Cuando necesitamos una opción rápida: trabajar con papel puede hacer que ciertas acciones se resuelvan de manera veloz. Si tenemos listas o un calendario pequeño, o anotados los contactos más frecuentes, será más fácil encontrarlos.

Cuando necesitamos hacer foco: cuando trabajamos con papeles, nuestro foco se incrementa, y no podemos hacer multitasking. Si tenemos un dispositivo en nuestras manos, somos víctimas de las notificaciones, ruidos y llamados. Cuánto más queremos abarcar al mismo tiempo, más nos agotamos.

Cuando tenemos una reunión importante: el papel puede incentivar una mayor colaboración en una reunión, porque como dijimos antes, no distrae. Si en una reunión las notas se toman con una laptop, hay chances que al mismo tiempo se estén chequeando mails o haciendo otra cosa. Recomendamos que se deje en claro que en las reuniones no se debe llevar laptop y que las notas sean tomadas a mano.

Cuando querés que las cosas no se te vayan de las manos: siempre es mejor tener un anotador o cuaderno dedicado a tomar notas y que esas notas estén siempre en el mismo lugar y que mantenga ese orden. Al comienzo de cada semana, recomendamos poner al principio de una página los objetivos de esa semana y lo que tenemos que hacer.

Si queremos buscar un buen balance entre lo profesional y lo personal, también tenemos que tener un buen balance entre el papel y lo digital.

 

Fuente: FastCompany

LinkedIn
Facebook
Facebook